martes, 24 de enero de 2017

56 libros










56 libros leí el año pasado. Por encima de mi media anual de 41...

Como siempre, uno ha de ser una relectura, uno en otro idioma, uno de un autor que no conozca, uno del que no tenga ni idea (ni libro ni autor), uno de un clásico...

Hubo de todo, como era de esperar. Sin embargo, el balance es positivo.

Rebeca, de Daphne du Maurier



La película, de pronto, me parece menos buena. Es fiel al libro, está muy bien interpretada... pero el hecho principal de la historia es diferente, muy diferente. Como no quiero destripar el libro al que no lo haya leído, sólo apuntar que es mejor, más coherente con el conjunto de lo que sucede. En inglés, además, se disfruta de matices que se pierden con la traducción (como en todas, supongo).

La autora escribe mejor de lo que pensaba. El léxico, el ritmo, los cambios de escena, las emociones de los personajes...

84, Charing Cross Road, de Helene Hanff


Una relectura de las que hago cada año. Pensé que me iba a aburrir de ya conocido, pero no. Incluso volví a apenarme por el buen Frank Doel. 

Siento nostalgia de un tiempo que no viví, añoranza por una época en la que el tiempo discurría con más calma, los libros eran algo más que papel impreso y las personas importaban.

El tenis como experiencia religiosa, de David Foster Wallace


Para los que nos encanta el tenis, una lectura muy interesante. No por la información, sino por los detalles que a veces se nos escapa. También por los que no conocemos. 

Llegué a este libro pensando que sería narrativa, pero son un compendio de artículos literarios, de su experiencia (del autor) en el US Open de 1995 y la final de Wimbledon entre Federer y Nadal. Muy bien escritos. Me ha gustado.

Lo que sé de los hombrecillos, de Juan José Millás


Escribe muy bien, narra con precisión y rigor. Pero la historia no me engancha.